¿QUÉ ES LA DISCALCULIA?

 FUENTE:http://atendiendonecesidades.blogspot.com.es
La discalculia es un término que incluye varios problemas relacionados con el aprendizaje de las habilidades matemáticas. Se trata de dificultades específicas en el proceso del aprendizaje del cálculo.
De esta forma, podemos decir que la discalculia es un trastorno de aprendizaje asociado a las matemáticas, en el que se pueden presentar determinadas manifestaciones en la integración de los símbolos numéricos, dificultades relacionadas con el pensamiento operativo, en la clasificación, seriación, en la realización de operaciones y en la comprensión aritmética, entre otras dificultades propias de las matemáticas.
En las causas de este trastorno se descartan los problemas intelectuales, afectivos y pedagógicos. A continuación, veamos cómo afecta la discalculia en la primera infancia, a los niños en edad escolar, a los adolescentes y a los adultos.

¿Cómo saber si un niño tiene discalculia?

Los profesionales médicos son quienes determinan si una persona presenta discalculia o no. Esto lo hacen mediante una evaluación neuropsicológica que evalúa la naturaleza exacta de la dificultad (inconvenientes viso espaciales, problemas de procesamiento verbal, etc.). Y dependiendo los resultados de la evaluación, se ven los pasos a seguir.
Ahora bien, ¿Cuándo llevar a un niño a que se haga esta evaluación? En este sentido, si alguien se encuadra en las siguientes situaciones sería oportuno que se haga la evaluación:
  • Buen desarrollo del lenguaje, lectura y escritura, pero problemas para aprender a contar y a resolver problemas matemáticos.
  • Buena memoria para palabras escritas, pero dificultad para leer números o recordar secuencias numéricas.
  • Buen desarrollo de conceptos matemáticos generales pero inconvenientes en la realización de cálculos específicos.
  • Problemas para ordenar conceptos cronológicamente, dificultad para recordar hechos agendados, y problemas en la estimación de tamaños y alturas.
  • Poco sentido de la dirección, se desorienta fácilmente y se confunde con los cambios de rutina.
  • Pobre memoria a largo plazo de conceptos. Es decir, un día realizan una función matemática pero otro día son incapaces de recordar cómo se resuelve.
  • Poca capacidad para estimar a grandes rasgos costos, o mesurar distancias temporales.
  • Dificultad para jugar juegos estratégicos como el ajedre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...